jueves, 2 de septiembre de 2010

We Belong

Circunstancias de la vida diaria me pusieron a pensar en el sentido de pertenencia que uno asigna a cosas, lugares, olores, etc.

Uno de los plots televisivos y cinematográficos más conocidos es la de aquél personaje que olvida de dónde viene, pierde su rumbo, y se tranforma en algo que en verdad no le gusta (o si). Tan importante es pertenecer, que hasta la tele le da bola.

El lugar al que uno pertenece es casi lo opuesto a aquellos lugares que le pertenecen a uno. Estos últimos conllevan un placer más material, más temporal. En cambio los primeros casi que lo poseen a uno.

Acá viene toda una explicación de entramado sociocultural que se construye en ese lugar de pertenencia, que en la Varietè no vamos a hacer, porque seguramente va a ser verdura. Pero intuímos que algo de eso hay.

Esto viene a cuento de unos amigos que por estos días están perdiendo un lugar que era hogar, proyecto, pertenencia en el sentido más puro de la palabra. No viene al caso mencionar el lugar; ellos saben quienes son, y al resto de ustedes probablemente no les importe.

El caso es que escribo para decirles que de ese lugar ellos se llevan lo mejor. Se llevan la escencia misma del lugar, lo que lo transformaba de una ignota esquina en el centro de Buenos Aires a lugar de encuentro, de amistad, de arte, de ideas...

"Perder con Clase y vencer con Osadía, porque el mundo pertenece a quienes se atreven", dijo Charles Chaplin. Y yo agrego que, para perder con clase, es necesario entre otras cosas saber que el tiempo está de nuestra parte.


1 comentario:

maria soledad dijo...

gracias amigo....nos llevamos en corazon el paso de mas de 5000 personas por nuestro querido esquinazo, nos llevamos la alegra de aprender,el desafio de superarse a uno mismo y la esperanza de haberle puesto en el alma un poco de arte y cultura a nuestra querida buenos aires,como dije antes...sigan cortando flores que la primavera es inparable...